Soneto a David de Arahal por Francisco Auxilia


Alma brotada en una sonanta

con hilos de cristal de su guitarra,

donde borda un jardín con palabras

que vive y muere en la garganta.

 

Colmena soñada de piel sonora

que vierte notas con alas doradas,

sobre una taranta derramadora,

artesana de miel madrugadora.

 

Silueta de cuatro sensibles lunas

donde se unen… soleá, caña, tientos…

en el gran corazón de su cintura.

 

Seis cuerdas con añejos sentimientos,

alegría, dolor, gozo, amargura…

Emociones que traspasan los tiempos.

Francisco Javier Auxilia

 

“Este soneto un poco con sabor Lorquiano, viene por una taranta que le escuché a David. Para mí David y la guitarra se funden el uno en el otro. Todo es armonía, esa armonía que es bombeada por dos corazones al mismo tiempo. Como si ese toque y esas notas emanaran de las raíces de la misma naturaleza. De ahí que me transmita tantas emociones… De esas que traspasan los tiempos.”

Francisco Javier Auxilia Espinar natural de Arahal (Sevilla), 18-11-1976. Aficionado al flamenco en todas sus vertientes, cante, toque y baile. Amante de las letras y la poesía, sobre todo de los clásicos (Lorca, Bécquer, Alberti, Machado, Buenas, Góngora, Hernández…).